Adicciones. ¿Cómo superarlas?

 

Al igual que sucede con otras enfermedades crónicas, como el asma, o los problemas cardíacos, el tratamiento de adicciones por lo general no supone una cura definitiva, pero sí el mejor camino para manejar la adicción de forma satisfactoria.

Los problemas de adicciones pueden causar daños físicos y psíquicos. Uno de los aspectos más preocupantes de este trastorno, es que la persona adicta pierde el control, bien sea sobre una actividad o en el consumo de alguna sustancia, como drogas, tabaco o alcohol; y continúa a pesar de las consecuencias adversas que le produce.

Por todo ello, y a pesar de que el tratamiento sea un proceso largo, que requiere mucha atención y ayuda, es esencial comenzar cuanto antes con un tratamiento que evite daños mayores a la persona que padece la adición y a su entorno.

Primeros pasos

No hay un tratamiento único para las adicciones, ya que cada una de ellas tiene unas características específicas que han de tenerse en cuenta.

Sin embargo, todas las adicciones comparten síntomas y comportamientos comunes, tales como:

  • Pérdida de control
  • Dependencia, malestar y ansiedad cuando se intenta cortar el hábito adictivo.
  • Necesidad de aumentar la cantidad de la sustancia que se consume o de repetir el comportamiento en concreto para poder repetir las mismas sensaciones.
  • Ocultación tanto se la adicción como de las consecuencias que ésta provoca en la persona que la sufre.

Ante estos síntomas, el primer paso es reconocer que la adicción ha comenzado a ser un problema que irrumpe en la calidad de vida de la persona. Los primeros efectos pueden detectarse en entornos amigables como el familiar, con amigos, en la escuela o en el trabajo.

Una vez identificada la adicción y su amplitud, se abre un amplio abanico de tratamientos con el fin de personalizar el proceso. Muchas personas, no obstante, necesitan seguir el tratamiento a lo largo de su vida, eso sí, adecuándolo a cada fase y al momento vital.

Si hay una recaída, ¿significa que el tratamiento ha fallado?

El proceso de recaída es inherente al fenómeno de las adicciones, especialmente durante el primer año del tratamiento, y no debe ser valorado como un fracaso.

Como ya se ha indicado, el tratamiento de adicciones implica un largo y cambiante proceso en el que la deshabituación es fundamental. Es concretamente en este paso cuando se definen nuevas estrategias de afrontar los problemas con los que cada persona pretende disuadir a través del consumo de alguna sustancia, por ejemplo.

Pero, como ocurre con otras muchas enfermedades crónicas, tras un periodo de adaptación, la recaída es muy probable. Cuando esto ocurre, los profesionales médicos deben actualizar o modificar el tratamiento, cuidando siempre que el paciente no vuelva a adquirir la adicción ni tampoco caiga en el catastrofismo.

Si necesitas apoyo o asesoramiento sea cual sea tu papel dentro de un caso de adicción, no dudes en contactar con nosotros para que te orientemos sobre los pasos a seguir para recuperar tu vida.