El consumo del cannabis continúa en auge. Concretamente en España el cannabis es la sustancia ilegal más consumida y una de las principales causas de ingreso en un centro de desintoxicación. Además, cada vez son más los jóvenes que comienzan a fumar cannabis en una edad más temprana.

Muchos de los fumadores habituales de esta droga, no son conscientes de los numerosos efectos negativos que el cannabis o la marihuana provoca en el cuerpo. Si nos centramos en las consecuencias que un consumo abusivo puede llegar a generar en la capacidad visual, al enrojecimiento conjuntival, la caída de párpado y la reducción de la producción de lágrimas, se suman ahora otras consecuencias identificadas en un nuevo estudio.

Nuevos efectos negativos para la vista

Recientemente investigadores de la Universidad de Granada (UGR) han estudiado cómo el consumo de cannabis deteriora significativamente la visión, detectando nuevos efectos negativos para la salud. Los resultados, que han sido publicados en la revista Scientific Reports, detallan el deterioro de aspectos visuales como la agudeza visual, la sensibilidad del contraste y la visión tridimensional. Además de verse también afectada la capacidad de enfoque o la sensibilidad al deslumbramiento.

Sin embargo, apuntan, hay una falta de conciencia entre los fumadores habituales de marihuana sobre los efectos nocivos a esta droga. En este sentido, solo el 65% de los encuestados durante el desarrollo de este estudio afirmaron notar una mínima disminución en su capacidad visual.

Otros efectos del consumo del cannabis

A la pérdida de la capacidad visual por el consumo del cannabis, se suman otros efectos psicopatológicos entre los que destacan:

  • Problemas de memoria y aprendizaje, ante la merma de la capacidad de atención
  • Ansiedad y depresión
  • Trastornos en el ritmo cardiaco
  • Pérdida del apetito sexual
  • Alteraciones sensoriales y también en el pensamiento que pueden derivar en trastornos psicóticos.

Para recuperarse de la adicción a la marihuana, es necesario seguir un tratamiento personalizado y multidisciplinar.

En el Instituto Noa realizamos la terapia desde nuestro centro de ingreso. En él acompañamos a cada paciente y le ayudamos para dejar su adicción con apoyo terapéutico y profesional hasta que logre recuperar el control de su vida. Fumar cannabis todos los días puede concluir en una adicción y podemos curarlo.