TCA: Trastorno de Conducta Alimentaria

El Trastorno de Conducta Alimentario o TCA, es una enfermedad mental grave que se caracteriza por la alteración de los hábitos alimenticios tanto por exceso como por defecto. Las personas que sufren este trastorno psicológico suelen estar muy preocupadas por su imagen, el peso, la comida y los valores nutricionales de todos los alimentos que ingieren (grasa, azúcares, calorías, etc.).

    SOLICITA INFORMACIÓN


    Aunque es una enfermedad que afecta a hombres y mujeres en edad adolescente y adulta, prevalece en mujeres adolescentes, en edades comprendidas entre los 12 y los 20 años. Nueve de cada diez personas que la sufren, son mujeres. 

    Los trastornos de la alimentación pueden tener graves consecuencias sobre la salud, causando daños en el corazón, el aparato digestivo, los huesos, los dientes y la boca, entre otras patologías. Por este motivo, es importante identificarla a tiempo y ponerse en tratamiento para recuperarse antes de que la enfermedad tenga consecuencias como la desnutrición, enfermedades asociadas, depresión e, incluso, pensamientos o conductas suicidas en los peores casos. El diagnóstico precoz y la intervención de forma temprana mejora el pronóstico. 

    El TCA tiene cura pero se necesita de un tratamiento y un seguimiento por parte de médicos, psicólogos y terapeutas especializados en Trastornos de Conducta Alimentaria. La dificultad con la que se encuentra el equipo médico en el tratamiento de este tipo de enfermedades es que los pacientes rechazan ponerse en tratamiento porque no son conscientes de que padecen la enfermedad. Además, los tratamientos son largos y complejos pues los pacientes se valen de engaños y se niegan a ser tratados. Para la superación de los Trastornos de Conducta Alimentaria, la perseverancia es fundamental. 

    Tipos de TCA

    Los tipos de TCA más frecuentes son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y el trastorno de conducta alimentaria no especificado (TCNAE), pero existen muchos otros. Todos ellos, los explicamos a continuación:

    Anorexia nerviosa

     Se caracteriza por una una obsesión constante por el peso  y la figura corporal y por una percepción distorsionada de los mismos. La anorexia desemboca en enfermedades relacionadas como la desnutrición, el déficit de calcio en los huesos y de otros nutrientes que ayudan al cuerpo a realizar las actividades de la vida cotidiana y, en los casos más graves, puede llegar a causar la muerte. Los esfuerzos para bajar de peso van desde la ingesta de laxantes, la práctica desproporcionada de deporte y la falta de ingesta de alimentos. 

    Bulimia nerviosa 

    Se caracteriza por la pérdida de control del paciente sobre la comida de forma que pasa largas temporadas sin comer que compensa con grandes atracones. Estos atracones conllevan un sentimiento de culpabilidad y de temor por ganar peso que les incita al vómito. Esta enfermedad puede ocasionar enfermedades graves de los distintos órganos que forman el aparato digestivo: boca, esófago, faringe, hígado y páncreas. 

    Trastorno alimentario compulsivo o trastorno por atracón

    Este tipo de TCA también se caracteriza por una pérdida de control sobre la comida. En este caso, el paciente con Trastorno Alimentario Compulsivo siente la necesidad imperiosa de darse atracones de comida y comer de forma incesante, incluso aunque tenga la sensación de estar lleno. Estos atracones vienen acompañados del sentimiento de culpa pero, a diferencia del bulímico o el anoréxico, el paciente con este trastorno no trata de contrarrestar las calorías con la práctica deportiva o con otro tipo de métodos nada saludables. A los pacientes que sufren este trastorno les da vergüenza sufrirlo y terminan comiendo en soledad la mayor parte de las veces. 

    Trastorno de la conducta alimentaria no especificado (TCANE)

    Es uno de los tipos de TCA más complejos de diagnosticar. Precisamente porque no termina de cumplir con los requisitos de la bulimia, de la anorexia o del trastorno por atracón. Normalmente, son trastornos que, de no ser tratados, terminarían convirtiéndose en cuadros completos de las TCA mencionadas anteriormente. Es difuso pero por lo general alerta sobre el inicio de un trastorno de la alimentación. 

    Trastorno de rumiación

    Es un trastorno que sobre todo se da en niños pequeños o en personas con algún tipo de discapacidad intelectual. Se caracteriza por la regurgitación de la comida sin intención por parte de quien la sufre. Puede derivar en desnutrición, si el paciente escupe la comida que le vuelve a la boca o si come menos para evitar la conducta. 

    Trastorno por evitación o restricción de la ingesta de alimentos

    A diferencia de la anorexia o la bulimia, la motivación que se esconde detrás de este TCA no es el peso. Se relaciona con una falta de interés por la comida o por el hecho de alimentarse. Características de la comida como la textura, la forma o el olor, o miedo a episodios de atragantamiento o de malestar tras la ingesta de alimentos, hacen que las personas que lo sufren no alcancen los valores nutricionales mínimos diarios. Esto conlleva una gran dificultad para ganar peso en el caso de los niños, bajo peso en adultos o deficiencias nutricionales que acarrea importantes problemas de salud. 

    Otros tipos de TCA que tratamos en Instituto NOA son el conocido como  PICA, o trastorno por comer cosas que no son alimentos durante un mes o más, la ortorexia u obsesión por el consumo de alimentos saludables, la vigorexia u obsesión por la práctica de deporte constante junto con hábitos alimenticios saludables para obtener un cuerpo musculoso, y la adicción a la comida definida como el deseo intenso hacia un tipo concreto de alimentos que desencadenan el hartazgo.

    Primera consulta médica GRATUITA y sin compromiso. Déjanos ayudarte.

    Causas y factores de riesgo del TCA

    Detrás de la presión social para adelgazar, existen múltiples causas de carácter social que pueden provocar un Trastorno de Conducta Alimentaria. Tal es el caso, por ejemplo, de la necesidad de ser aceptados, la influencia de las redes sociales y el ideal estético aceptado socialmente y vinculado al éxito. También puede darse este tipo de trastorno cuando la persona se ve sometida a grandes exigencias físicas dentro del mundo del deporte (gimnasia rítmica, ballet, natación sincronizada…). 

    Síntomas de TCA

    Los síntomas del Trastorno de Conducta Alimentario dependen del tipo de TCA que se desarrolle. Los signos de alerta para identificar un posible trastorno alimentario son: 

    • saltarse comidas de forma continuada y buscar excusas para no comer,
    • obsesión por la comida saludable,
    • ingesta de productos dietéticos o laxantes para el control de peso,
    • comer a escondidas,
    • mirarse con frecuencia al espejo,
    • desarrollar sentimientos de tristeza, ansiedad o depresión.

    Además, las personas con TCA suelen tener problemas de relaciones sociales, bajan el rendimiento laboral o escolar y presentan otros problemas severos de salud. 

    Un falso mito es creer que el paciente con un TCA ha de estar delgado ya que muchas de las personas que desarrollan un trastorno alimentario tienen un aspecto saludable y un peso normal a sus características. 

    En cuanto al comportamiento de los pacientes que sufren un TCA, es solo un signo de alerta pero las personas que lo sufren suelen sentir además pánico a la soledad y al rechazo, autocrítica, miedo, culpa y vergüenza, lo que hace de esta enfermedad un drama personal y familiar.

    ¿Crees que un familiar o allegado puede padecer TCA? Contacta con nosotros sin compromiso y reserva una primera cita gratuita. Te damos respuestas.

    Tratamiento del TCA

    En Instituto NOA, ofrecemos ingreso en nuestro complejo terapéutico para garantizar el éxito en el tratamiento del Trastorno de Conducta Alimentaria. 

    El tratamiento se divide en varias fases en las que nuestro equipo multidisciplinar trabajará primeramente en concienciar y tratar de que el paciente reconozca la enfermedad, lo que incrementará la motivación para recibir el tratamiento y sentará las bases para contar con una estrecha relación entre él y el equipo terapéutico. 

    En una segunda fase, tratamos de reducir la ansiedad por la comida, la figura física o el peso, normalizando la ingesta de alimentos. También trabajamos para mejorar la autoestima, eliminar las medidas compensatorias por la ingesta de alimentos y mejorar las relaciones sociales. 

    Por último, en una tercera y última fase, nos centramos en acompañar al paciente, realizando un seguimiento tras el alta con el fin de prevenir posibles recaídas. 

    Todo ello, en nuestro complejo terapéutico San Cayetano, en un entorno privilegiado y con grandes instalaciones. Nuestro equipo médico multidisciplinar diseña terapias de recuperación basadas en la equinoterapia, la práctica deportiva como zumba, aquagym o pilates y excursiones programadas, entre otras actividades. Además, estamos en constante comunicación con las familias ya que entendemos que son los mejores aliados para la recuperación. Mostrar apoyo y comprensión, ejercer la escucha activa y acompañar durante todo el tratamiento de un TCA es muy importante para que el paciente se sienta motivado y no quiera abandonar el proceso. 

    Consúltanos sin compromiso y te asesoraremos de forma gratuita. Somos un centro nacional de referencia en el Trastorno de Conducta Alimentaria y queremos empezar a ayudarte. ¡Visítanos!

    Pide tu cita
    con nosotros

    En nuestro centro ofrecemos un tratamiento de adicciones intensivo en régimen de ingreso. Gracias a nuestra experiencia en este campo, podemos garantizar que nuestro método es el más eficaz para que el paciente evite situaciones de riesgo y consiga disfrutar el resto de su vida junto a sus seres queridos.

    Call Now Button