Tratamiento para la ansiedad

La ansiedad es un estado emocional vinculado al nerviosismo y a una constante sensación de desasosiego, miedo y preocupación generalizado y recurrente que afecta en diferentes planos de la vida cotidiana. Esta sensación produce síntomas físicos como sudoración, aceleración de los latidos del corazón o taquicardias, sensación de ahogo o falta de aire, sensación de angustia excesiva y disminución del rendimiento en el ámbito profesional, entre otros.

    SOLICITA INFORMACIÓN


    En momentos puntuales de la vida podemos sufrirla. Cuando es justificada, es decir, se produce por situaciones de peligro real como puede ser un atraco, una intervención quirúrgica, etc., la ansiedad es adaptativa. Si supera un cierto umbral, no existe causa justificada o se prolonga en el tiempo estaremos ante un trastorno de ansiedad. Es en este punto en el que es importante consultar con un especialista en salud mental, psiquiatra, psicólogo especialista en psicología clínica o terapeuta, para obtener el diagnóstico y un tratamiento para la ansiedad adecuado.

    En este tipo de trastorno, el diagnóstico, tratamiento y seguimiento ha de estar determinado por un psiquiatra o por un psicólogo especializado en su tratamiento.

    Para el diagnóstico, el especialista valorará factores como: desde cuándo se sufre, si está relacionada con algún episodio o circunstancia, la intensidad, en qué momentos aparece y cuánto dura. También realizará un análisis del entorno familiar y social para ver de qué manera está contribuyendo al desarrollo de la enfermedad por parte del paciente. 

    En Instituto NOA contamos con profesionales de la salud mental especializados en este tipo de patologías que trabajan de forma colaborativa con el paciente, la familia e, incluso, con otros médicos de atención primaria para ayudar a las personas a conseguir una vida plena y feliz. 

    Tipos de ansiedad

    El paciente ansioso sobredimensiona problemas de la rutina, haciendo una consideración desproporcionada con el peligro real que suponen. La imaginación de peligro es constante y no existe una causa aparente o amenaza real que justifique esta sensación que sufre. Los tipos de ansiedad pueden clasificarse dependiendo de la razón que la produzca o los síntomas asociados:

    Trastorno de pánico

    También conocidos como ataques de pánico. Son ataques espontáneos, recurrentes y de breve duración. Los pacientes que sufren trastornos de pánico suelen sentir miedo a que se les repita el ataque, lo que genera un círculo vicioso. 

    Los ataques de pánico son fáciles de identificar por los especialistas en salud mental ya que el paciente presenta síntomas muy concretos cuando los sufren: sudoración excesiva, temblores y escalofríos, taquicardias, sofocos, dolor en el pecho, entumecimiento de las extremidades, incluso, en ocasiones, se anula su capacidad de respuesta ante cualquier estímulo. 

    Ansiedad por separación

    La ansiedad por separación es muy común en niños. Se produce cuando el paciente siente un malestar continuado cuando se separa de las figuras de apego o referentes en el hogar. 

    Se caracteriza por la preocupación constante que siente quien la sufre por perder a la persona responsable de su cuidado. Además, siente angustia continuada al estar lejos de un ser querido, tiene pesadillas que reproducen momentos dramáticos de separación y rechazan relacionarse con otras personas fuera del ámbito familiar.  

    Fobias o trastorno relacionado

    Existen muchos tipos de fobias, desde la agorafobia o miedo a lugares de los que puede resultar difícil escapar, la fobia social o estrés hacia las relaciones sociales de cualquier tipo por miedo a ser juzgados y las fobias específicas cuya causa es muy concreta: bichos, agujas, personajes concretos, etc. 

    Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

    Este tipo de ansiedad es la que se produce por cualquier motivo que pueda causar estrés o miedo al paciente. Aunque no es tan intensa como los ataques de pánico o las fobias, es constante y muy difícil de controlar por quien la sufre. 

    Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

    El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), está muy relacionado con la ansiedad. Los pacientes ansiosos pueden desarrollar síntomas obsesivo-compulsivos ya que la materialización del impulso o ritual suelen mejorar los síntomas de sufrirla y las personas con TOC suelen desarrollar síntomas sino iguales, muy parecidos a los que sufre el paciente con ansiedad.

    Estos trastornos suelen tener una duración limitada pero pueden empeorar si no se sigue un tratamiento específico llegando incluso a cronificarse. Además, el malestar que provoca es tal que muchos pacientes entran en un círculo vicioso en el que experimentarla les genera más ansiedad.

    Primera consulta médica GRATUITA y sin compromiso. Déjanos ayudarte.

    Causas de la ansiedad

    Las dos principales causas que están detrás de un cuadro ansioso son el miedo y la preocupación aunque, cada vez son más los pacientes que desarrollan ansiedad al estar sometidos a situaciones intensas de estrés. Otras causas que la producen: 

    Algunas enfermedades de tipo endocrino, pulmonar o cardíaco.

    Enfermedad propia o de algún familiar, pérdida de un trabajo, dificultades económicas, molestias vecinales, discusiones con amigos, la pérdida de un ser querido o una ruptura sentimental con solo algunas de ellas.

    Como la cafeína, el alcohol, la cocaína, etc.

    Existe cierta predisposición a sufrirla en ciertos pacientes por un factor genético. En estos casos, es habitual que varias personas de un mismo núcleo familiar la sufran.

    ¿Crees que un familiar o allegado puede padecer algún trastorno de ansiedad? Contacta con nosotros sin compromiso y reserva una primera cita gratuita. Te damos respuestas.

    ¿Cómo combatir la ansiedad?

    Aunque existen medicamentos prescritos para el tratamiento para la ansiedad (psicofármacos), se ha demostrado que no son efectivos si no se combinan con un tratamiento psicoterapéutico, siempre guiado por un especialista. 

    Nuestros profesionales realizan un examen psicológico para conocer los sentimientos y comportamientos del paciente y valoran si la ansiedad está relacionada con otros trastornos como la depresión o las adicciones que pueden requerir de un tratamiento más complejo.  Además, basamos las conclusiones del diagnóstico en el DSM-5, un manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales publicado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA) lo que nos permite afinar en el diagnóstico y ofrecer el mejor tratamiento. 

    Esto es fundamental para que nuestro equipo médico decida el tratamiento más adecuado en conjunto con el paciente y sus familiares, teniendo en cuenta sus necesidades. El papel de la familia es clave en el éxito del tratamiento sobre todo cuando los pacientes son niños o adolescentes. 

    En Instituto NOA, ingresamos al paciente en una comunidad terapéutica semiabierta en la que realiza actividades en el exterior enfocadas a trabajar enfrentándose a los estímulos de alto riesgo de manera progresiva y de la mano del equipo terapéutico. También realizamos actividades como equinoterapia, zumba, aquagym, pilates y excursiones programadas, entre otras. 

    En una segunda fase los pacientes pueden pasar por una viviendas de apoyo al tratamiento donde trabajan aspectos de madurez, autonomía, responsabilidad, autogestión, etc.

    Un entorno privilegiado, excelentes instalaciones, profesionales expertos y un eficaz método terapéutico hacen de Instituto NOA un centro de referencia nacional en el tratamiento para la ansiedad. 

    Si quieres conocernos o necesitas asesoramiento, contacta con nosotros sin compromiso. 

    Pide tu cita
    con nosotros

    En nuestro centro ofrecemos un tratamiento de adicciones intensivo en régimen de ingreso. Gracias a nuestra experiencia en este campo, podemos garantizar que nuestro método es el más eficaz para que el paciente evite situaciones de riesgo y consiga disfrutar el resto de su vida junto a sus seres queridos.

    Call Now Button